Viernes, 01 de mayo de 2009
Hoy cuando regresaba a casa he visto a un ciclista que arrastraba a un perro amarrado a su bicicleta. El trote del animal parece que le había cansado y su lengua colgaba hasta casi el suelo. Entonces me dio por pensar que seguramente el dueño lo hacía porque estos animales, y sobre todo los del tamaño del perro que yo vi, necesitan quemar energías para sentirse bien. Todos los que hemos visto el programa de televisión en el que un entrenador mediático y entendidísimo de origen hispano resuelve casos a veces dramáticos relacionados con problemas psíquicos de los perros que traen de cabeza a sus dueños hemos quedado sorprendidos de la técnica de este profesional, capaz de resolver casos por muy complicados que sean. Con frecuencia este experto aconseja pasear a los perros varios kilómetros y a buen trote, para evitar actitudes agresivas, pues la naturaleza de estos amigos del hombre así lo exige.
Hace años, cuando los españoles empezamos a sensibilizarnos con los animales, pues a principios de siglo y hasta los 70 u 80 era habitual arrojar cachorros no deseados al río, o ahorcar a galgos que ya no servian para la caza, era habitual escuchar comentarios de escandalizados ciudadanos reprochando a hombres del campo que llevaban atados a sus perritos a la trasera del tractor al trote. ¡Qué bestia! Debería llevarlo sobre el tractor. ¿Qué le parecería a él si lo llevasen así?...y otros comentarios similares. Ahora seguramente no estaría tan mal visto. Se diría "Qué bien educa a su perro. Eso deberían hacer todos, y no tenerlos encerrados en el piso o pasearlos cinco minutos, lo justo para hacer sus necesidades. Los pobres animales necesitan correr y cansarse". Las modas cambian.
Tele cinco, emisora que basa su programación en programas de realities, de baja calidad, ha sufrido en sus carnes el rechazo de la audiencia, hasta el extremo de que su presentadora estrella Milá ha huído de la quema abandonando el barco a toda prisa. Quizás alguna vez cambien aquí las modas también. Puede que llegue un día en que los grandeshermanos sólo los vean los familiares de los participantes. Pero seamos realistas. Aún queda mucho para eso. 
Publicado por minglanillaweb @ 18:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios