S?bado, 14 de febrero de 2015

Que vienen las obrasUn contertulio en la radio decía que en su ciudad, Barcelona, avenidas y calles se veían  estos días despanzurradas y machacadas por los golpes de los martillos pilones. La diagonal estaba abierta en canal.

Valencia tiene calles principales levantadas totalmente en obras que no parecen a pesar de todo que vayan a ser interminables, por las prisas de ejecución que se observa. El cauce antiguo del Turia y parque emblemático de la ciudad está levantado. Bordillos, parterres, setos, árboles, vías bici, saneamiento…

No sigo pero estoy seguro que en su ciudad y en la suya también habrá algún plan de remoce que otro estos días.

Este afán lleva a veces a construir sobre lo ya construido y entiendo que todo obedece a un afán indisimulado de nuestros ediles a asegurarse unos votos de la ciudadanía en año electoral, y no digamos en año super electoral como éste. Siempre ha pasado. Se pasan tres años y pico sin dar un palo al agua por falta de presupuesto generalmente, y de repente aparecen presupuestos de debajo de las piedras, y nunca mejor dicho.

Se entiende que los partidos quieran convencer al posible electorado de su afán de mejorar las infraestructuras del municipio, e incluso otras maniobras propagandísticas que en principio no tendrían por qué ser ilegítimas, sin embargo hacerlo cuando vienen las elecciones parece que demuestra en cierto modo lo tontísimos que nuestros próceres consideran al resto de ciudadanos-votantes. Han tenido cuatro años desde el día siguiente a tomar posesión y es ahora cuando concentran sus esfuerzos en sembrar zanjas por doquier. De modo que cada vez que paso con el coche por encima de la alcantarilla próxima a mi vivienda la rueda se introduce peligrosamente en la ranura de la rotura que soporto desde hace no recuerdo cuánto tiempo ya, y por la que me digo mil veces que qué memo que soy al tropezar tantas veces en el mismo agujero, y por lo que he avisado al servicio municipal correspondiente en múltiples ocasiones sin haber obtenido respuesta, y de repente, me levantan toda la red de alcantarillado y me reponen toda ella, tapas de alcantarillas incluido, estuvieran rotas o no unos meses antes de que yo los tenga que elegir en las urnas. Luego durante la campaña escucharé poner mi calle como ejemplo de servicio y desvelo por proporcionar bienestar al ciudadano, que es lo que importa, caramba.

Estos previos a las elecciones además vemos a los políticos gobernantes y oposición acercarse campechanamente a uno en múltiples actos por múltiples, variados y muchas veces nimios motivos. Que si una rifa de no sé qué, que si un premio de no sé qué cuanto, que si una concentración de no sé qué colectivo. Los primeros además inaugurarán mogollón de proyectos, algunos ya cansados de funcionar. Que si la sede cultural de no sé qué asociación, que si el alumbrado nuevo de no sé qué plaza…

Ya digo, está bien. No está mal que se presenten al electorado para que, al menos, conozcamos su aspecto físico oculto durante tres años y pico. Anda, si aquel señor es el Delegado de no sé qué consejería en persona. Qué honor para mi barrio o para mi pueblo.

Caben dos suposiciones un tanto maliciosas, no obstante. Una es que aparece por arte de magia unas partidas presupuestarias que no parecían existir, normalmente porque el presupuesto lo había malgastado el gobierno anterior (en el caso de que éste hubiese sido oposición), y con las que nos van a intentar convencer en las urnas. Claro, si estas partidas afloran antes, a estas alturas ya no nos acordamos. Y otra, en caso de que aun así no traguemos  y  gane la oposición, pues estas partidas ya están gastadas. Buscaos vosotros la vida como me la busqué yo.

Ya digo, nada estaría tan mal de no ser que muchas de estas acciones electorales además se hacen con el dinero del contribuyente. Con ayuda del vecino mató mi padre un gorrino, como decimos por aquí.

Lo peor es que la oposición, de ganar las elecciones, despanzurrará nuestras calles de nuevo a los tres años y pico. Matemático.


Publicado por minglanillaweb @ 20:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios