Viernes, 04 de septiembre de 2015

En los últimos años el panorama electoral ha cambiado radicalmente. Las mayorías absolutas parecen haber pasado a mejor vida y los pactos se imponen para hacer gobernables los ayuntamientos, los gobiernos regionales y  previsiblemente la nación.

El partido en el gobierno, el PP, no parece pasar por buen momento. La regresión en las políticas sociales, el paro y, sobre todo la corrupción pueden pasar factura ayudado por la irrupción de partidos emergentes como Podemos o Ciudadanos. Partidos tildados de “populistas” por los tradicionales.

El principal partido de la oposición no pasa por un mejor momento. Los errores cometidos en los gobiernos que ha liderado lo ha igualado ante gran parte de la opinión pública con el primer partido. Y, a mi entender tampoco está ayudando la posición errática que sigue en el contencioso independentista catalán.

Rajoy afirma categórico: “mientras gobierne el PP no habrá independencia” ”Se hará cumplir la Constitución” “El pueblo español es el único que constitucionalmente puede decidir sobre el cambio constitucional. Del PP se podrá decir todo pero en esto habrá que reconocerle claridad y determinación. Lo demuestra también al presentar una reforma urgente del Tribunal Constitucional con el fin de evitar la burla que supone incumplir reiteradamente sus resoluciones de inconstitucionalidad sin consecuencia alguna. Más de uno de nosotros quisiéramos esa impunidad en el impago de la multa de tráfico

Toda la oposición se manifiesta en contra de esta reforma del TC al tacharlo de electoralista pero los partidos constitucionalistas no proponen medidas para evitar esa burla nacional pese a criticarla. El mismo editorial de EL PAIS en su editorial que titula “Un grave error” del día 2 de septiembre reconoce que el caso excepcional del desafío catalán necesita medidas específicas adecuadas al nuevo reto y acorde con la "alarma política creada", pero se manifiesta también en contra. Afirma que si la resolución del TC no se cumple, tendrán que intervenir los tribunales ordinarios, y si continúa sin tener efecto, “habría que buscar soluciones democráticas”, pero no aclara tampoco cuáles podrían ser esas soluciones, a no ser que se refiera a la tramitación ordinaria, con informe de los órganos consultivos y no en la tramitación urgente que se está aplicando. En efecto, el líder de Ciudadanos es partidario de garantizar la Constitución pero añade que el Gobierno tendría que haber actuado antes, en los hechos del 9 N. Puede que tenga razón pero no se actuó y ahora apenas hay tiempo.

Estando así las cosas, y puesto que la economía parece remontar de la crisis reciente y que muchos españoles pensamos que Cataluña es esencial para la sostenibilidad del Estado, y que el derecho a decidir es, en todo caso el del pueblo español, no sería descabellado pensar que el Sr. Rajoy tiene un importante aliado electoral en el desafío del Sr. Mas.


Publicado por minglanillaweb @ 17:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios